“Esperamos que el 9N sea el punto y final de esta burla, de una estafa democrática de la que no vamos a participar”

15185010676_6109e533c9_o

Símbolo de la campaña en contra de la consulta. Fotografía de la página de Flickr de Ciudadanos

Entrevista a Carina Mejías del partido político Ciudadanos sobre la consulta del 9N

Hace escasos minutos  que estamos a día 9 de noviembre, el día en que se realizará el proceso participativo que nos ocupa, y no hemos querido dejar escapar la ocasión de reflejar el punto de vista que nos faltaba para completar el abanico de opiniones alrededor de este proceso. Se trata de la postura política y las opiniones del partido Ciudadanos – Partido de la Ciudadanía, uno de los partidos políticos que no forma parte del bloque soberanista (el bloque de partidos a favor de la consulta) y que en intención de voto para las próximas elecciones autonómicas de Catalunya se estima que alcanzará el 5.3% de los votos.

El partido político Ciudadanos (C’s) nació hace casi una década en Catalunya con la intención de renovar el panorama político. Se definen a sí mismos como un partido a caballo entre el liberalismo progresista y el socialismo democrático, y se manifiestan partidarios de la resolución de los problemas reales de la gente, más allá de los símbolos y mitos identitarios, aunque sus detractores los tachan de nacionalistas españoles. Frente al conflicto soberanista afirman que los catalanes son sólo una parte del pueblo español y no poseen el derecho a la autodeterminación, puesto que no existen como pueblo.

Desde Primavera Catalana hemos entrevistado a la portavoz del Grupo Parlamentario de Ciudadanos, Carina Mejías, mediante un cuestionario enviado vía email.

Primavera Catalana: ¿Cómo definirían ustedes la consulta catalana que se hará el próximo 9N?

Ciudadanos: Como una simple encuesta sin ningún tipo de validez jurídica y política que han organizado los independentistas, sin ningún tipo de garantías, saltándose las reglas del juego democrático, y pagándola con el dinero de todos para beneficiar a unos pocos.

PC: ¿Cuál es su postura sobre el 9N y la postura política de quienes promueven esta iniciativa?

C’s: Esperamos que el 9N sea el punto y final de esta burla, de una estafa política, de una estafa democrática de la que no vamos a participar. El gobierno y los partidos que la promueven defienden un proyecto para separar a Cataluña de España y sacarla de Europa. Es un proyecto que va en contra de los fundamentos de la Unión Europea que habla de la unión de los pueblos. La independencia de Cataluña es un proyecto  insolidario y populista basado en la desinformación y la propaganda. Es insolidario porque pretenden blindar privilegios económicos y sociales, populista porque hacen promesas que saben que no pueden cumplir, basado en la desinformación porque se ha omitido de forma malintencionada, informar sobre las graves consecuencias que puede tener para los catalanes y para su futuro independizarse de España y salir de Europa, y porque han utilizado los medios de comunicación públicos de forma abusiva, sectaria y manipuladora malgastando el dinero de todos.

PC: En algunos medios se les ha acusado de nacionalistas españoles y de estar en contra al derecho a votar, ¿cómo valoran estas afirmaciones? ¿Son ciertas?

C’s: Los demócratas siempre queremos votar, lo hacemos habitualmente en cada una de las convocatorias electorales a la que se nos llama, ya sea en elecciones municipales, autonómicas, nacionales o europeas siempre dentro del marco constitucional y conforme a las normas y con las condiciones que establece la ley electoral general. Y también cuando se nos pide opinión en los procesos de consulta a los que se llama  a participar dentro del marco de competencias que establece la ley.  Pero no podemos participar de una consulta que pretende romper las normas de juego democrático y que busca un objetivo tan reprobable como el de separar a Cataluña de España y sacarla de Europa, dividiendo a los catalanes en buenos y malos y sembrando desavenencias con el resto de españoles.

Nadie tiene derecho a pedirnos que votemos una cosa así, esa es la realidad de la consulta. Quien lo niega, está mintiendo.

PC: ¿Por qué a Catalunya, según su postura, le conviene más seguir siendo parte de España que separarse de ella?

C’s: Hay una infinidad de razones:  porque es ir contra el signo de los tiempos intentar levantar fronteras cuando el proyecto europeo ha dedicado tanto esfuerzo y trabajo para derribarlas; hay también razones históricas que cuentan por siglos los episodios que hemos vivido juntos, pese a que algunos pretendan reescribir la historia y contarnos aventuras sobre héroes imaginarios del 1714. Razones económicas: Cataluña tiene su principal mercado comercial y de relaciones empresariales en el resto de España, pero además porque es profundamente insolidario pensar que quien tiene más dinero tiene más derechos que los demás. Hay también razones  jurídicas, vivir en comunidad significa respetar la ley y acatar las sentencias. No podemos hacer lo que nos apetezca, porque no hay democracia sin ley; además algunos  utilizan esta causa para tapar su corrupción y evitar la acción de la justicia. Pero la más importante de todas es, que no hay razón que justifique provocar una fractura social y sentimental entre hermanos sembrando desavenencias y levantando sospechas respecto al resto de españoles. Eso es profundamente inmoral.

PC: ¿ Qué vendrá después del 9N?

C’s: Esperamos que el 9N sea el punto y final a una larga década de errores políticos que se iniciaron con la negociación de un nuevo estatuto que nadie pedía en 2004 y  cuyas consecuencias se han ido arrastrando hasta este año 2014. A lo largo de 10 años Cataluña ha vivido una lenta agonía y se ha sumido en una progresiva decadencia que debe terminar. Debemos acabar con las desavenencias, la tensión política y la parálisis económica que ha provocado graves consecuencias para Cataluña. Ha llegado la hora de acabar con esto y ponernos a trabajar. Reconciliar a los catalanes entre sí y con el resto de españoles, recuperar el prestigio ante las instituciones europeas, y tender puentes con el gobierno de España para sacar a Cataluña de la crisis y resolver los graves problemas económicos y sociales para mejorar las condiciones de vida de todos los catalanes.

Tants caps, tants barrets

tions (1)

Desmitificación de la Catalunya uniforme

“Tants caps, tants barrets” (“tantas cabezas, tantos sombreros”) es una expresión catalana que viene a decir algo así como que en cuanto se juntan tres catalanes siempre hay, al menos, cuatro puntos de vista opuestos. Es algo intrínseco de la sociedad catalana, debido sobre todo al trasfondo multicultural sobre la que está edificada.

De la misma manera, el proceso que hoy en día se está viviendo en Catalunya es complejo y profundo, y para aquellos que no lo están viviendo de primera mano es muy fácil verlo como una cuestión de blancos y negros. Sin embargo, el estado de la opinión en cuanto a las posibles resoluciones del proceso es muy amplio y los factores que intervienen en la ecuación son muchos y de muy distintas procedencias.

A grandes rasgos, existen dos grandes bloques de opinión respecto a la conveniencia de llevar a cabo una votación del 9 de noviembre. Prácticamente un 75% de la población catalana está a favor de expresar en las urnas su opinión sobre el estatus que debería tener Catalunya respecto al estado Español, y el resto o no quiere que se realice la votación, o no se pronuncia al respecto. Sin embargo no hay que equiparar el deseo de votar al deseo de independencia; muchos de los que están a favor lo están por dignidad democrática, por el derecho a decidir el propio destino, más que por un ideal de separación. La intención de voto está muy fragmentada.

Hay que tener en cuenta que la consulta consta de dos preguntas, que reflejan tres tipos de solución al proceso catalán. Éstas son: “¿Quiere que Catalunya tenga un estado propio?” y “En caso afirmativo, ¿Quiere que Catalunya sea independiente?” Esto permitiría tres opciones: NO, SI+NO y SI+SI. La primera opción representa el mantenimiento del status quo actual, el mantenimiento de la Comunidad Autónoma de Catalunya dentro del Estado Español. La segunda opción, el SI+NO, abogaría por la creación de un estado federal o confederal español, siendo Catalunya uno de los estados de dicha federación o confederación. La tercera opción, el SI+SI, es la opción que aboga por la independencia completa de Catalunya hacia España.

Según la encuesta realizada por el Gabinet d’Estudis Socials i Oponió Pública para la cadena 8TV (http://www.8tv.cat/8aldia/videos/exclusiva-enquesta-gesop-el-462-dels-catalans-votarien-avui-a-favor-de-la-independencia/), la primera opción en porcentaje de votantes, que rondaría un 47% de la población catalana es, efectivamente, la opción independentista, el SI+SI. Dentro de esta opción se encuentra gran parte de la izquierda independentista, personificada en Esquerra Republicana de Catalunya (ERC), como formación con mayor intención de voto según los sondeos, seguido por Convergència Democràtica de Catalunya (CDC), actual partido del gobierno catalán, representante de la burguesía nacionalista (pese a que, como se verá, se encuentra en coalición con otro partido no independentista). La tercera fuerza independentista es la Candidatura d’Unitat Popular (CUP), una formación de ideología marxista con poca representación parlamentaria, pero con un gran poder de movilización popular.
Así pues, se podría afirmar que en la opción independentista se aúnan fuerzas de centro derecha democristriana, izquierda independentista y extrema izquierda socialista. Por motivos históricos, la extrema derecha no se ha asociado nunca con el catalanismo, puesto que ésta siempre ha sido el baluarte del franquismo españolista.

El segundo grupo en porcentaje de votantes, con un 38% de intención de voto es la opción no independentista, que se fragmenta entre la opción federalista y la que aboga por no cambiar las relaciones existentes entre Catalunya y España.

La opción federalista está representada casi exclusivamente por Unió Democràtica de Catalunya (UDC), el partido que se halla en coalición con Convergència Democràtica de Catalunya, de centro derecha democristiana. El Partido Socialista de Catalunya (PSC), que no se ha posicionado a favor de la consulta, seguramente sería partidario de un estado federal, de la misma manera que Iniciativa per Catalunya – Verds/Esquerra Alternativa (ICV-EA), un partido de izquierdas de orientación marxista no identitario.

Finalmente, los partidarios del NO, de mantener el status quo de Catalunya en España tal como está formulado hoy en día, están representados en el Parlament por el Partido Popular (PP), partido de gobierno en el estado español que representa a la derecha españolista tradicional, con muchos lazos con el régimen franquista, y Ciutadans per Catalunya (C’s), un partido sin orientación ideológica precisa cuyo ideario está centrado en la lucha contra los partidos de tipo identitario.

Cabe decir que tanto el Partido Popular como Ciutadans están claramente en contra de que se realice la consulta, alegando que es ilegal y anticonstitucional, y que la democracia debe estar supeditada a la legalidad vigente en el estado español.

Existe un 15% de indecisos respecto a la cuestión. A medida que se va acercando el 9N la opinión de este segmento de población se está polarizando, por lo que no sería raro ver una variación sustancial de las intenciones de voto reflejadas en la encuesta.

Así pues, y visto lo visto, existe una gran incertidumbre respecto a si la población catalana desea o no la independencia de España, pero lo que sí parece claro es que, por mínima que sea la proporción de votantes de la opción federalista, una gran mayoría de los catalanes quiere cambiar las reglas de juego vigentes.